Descubrieron el tesoro del rey vikingo Harald Blåtand, regente del siglo X de Dinamarca y Noruega, es el hombre que habría inspirado el nombre de la tecnología que hoy conocemos como Bluetooth.

rugen

El tesoro fue encontrado en la isla báltica de Rügen, en la región de Mecklemburgo-Pomerania de Alemania, por Luca Malaschnichenko, un chico de 13 años, y Rene Schön, ambos arqueólogos aficionados. Se encontraban explorando un terreno cuando su detector de metales encontró algo. Excavando encontraron una serie de objetos valiosos entre los que destacaba un Mjolnir (Martillo de Thor). Igualmente desenterraron broches, collares, perlas y monedas de plata.

TesoroBT2.JPG

El hallazgo se dio en enero, y desde entonces se había mantenido en secreto mientras se llevaban a cabo los debidos procesos para conseguir un equipo de arqueólogos y permisos para excavar a fondo el terreno. El procedimiento no se pudo hacer hasta hace un par de días.

Los elementos encontrados coinciden con la época en la que Harald Blåtand (910-947 D.C.) fue rey. El más antiguo es un Dirham de Damasco (moneda) que data del año 714 y fue convertido en joya. Los más recientes son del año 980, poco antes de la muerte de Blåtand.

TesoroBT6.JPG

Hablemos del Rey Bluetooth

Harald Gormsson fue uno de los reyes europeos más poderosos del siglo X. Fue conocido en el norte de Europa y llegó a gobernar Dinamarca desde el año 958 y Noruega desde el 970.

TesoroBT4

La gente lo llamaba Blåtand, que significa literalmente “Diente Azul”. Las teorías dicen que literalmente Gormsson tenía un diente ennegrecido, de un tono azulado. Esto podría haber sido por una enfermedad de nacimiento que hoy llaman como “Enfermedad Hemolítica del Recién Nacido”. También se dice que en Inglaterra se le llamó “Blue Thane” (Noble Azul), cuyo título se transformó en “BlueTooth”.

TesoroBT5.JPG

Este hombre introdujo el cristianismo en los países escandinavos. Según cuenta la leyenda, un sacerdote se le acercó al rey a explicarle que solo existía un dios en los cielos. Para probar la existencia de Dios, le pidió al hombre religioso que se pusiera un pedazo de hierro caliente en la mano sin quemarse. Después de ver estupefacto cómo se cumplió el milagro sin daño alguno, se hizo cristiano. Inmediatamente empezó a difundir la religión entre todos los países escandinavos.

BT

Un milenio después, un hombre desarrolló un sistema que permitiría la comunicación inalámbrica entre celulares, computadores y otros dispositivos. Lo que hizo Jim Kardach fue usar el apodo del rey “Bluetooth“porque solo su voluntad fue capaz de unir a varios países de la zona en una sola religión. Combinó las runas vikingas de las iniciales de Harald Blåtand (H+B) y con ellas creó el logo del sistema que hoy conocemos: Bluetooth.

Fuente: NatGeo

Anuncios